Perdi mi virginidad con mi tio

Perdi mi virginidad con mi tio

Les voy a dejar mi relato verídico de una experiencia que jamás pensé vivir, y que disfruté mucho.

Ocurrió solo hace meses, tengo 17 años y fuí criado con muchos valores morales y educado a la antigua por mis padres.

Para fín de año mi familia y yo viajamos a visitar a mis abuelos a un condado lejano de casa, más o menos dos días de camino en auto,

me dío un poco de tristeza dejar a mi novia con quien llevabamos algunos meses de una exelente relación, pero no había nada que hacer, estaría lejos de ella por casi un mes.

Al llegar a casa de los abuelos se olvidó la tristeza y todo era fiesta y celebracíon.

Perdi mi virginidad con mi tio

La noche de navidad la rumba se tornó hasta la madrugada y llegó la hora de dormir;

todos mis primos fueron repartidos en diferentes cuartos y yo me quedé en el cuarto de un tío, quien mas tarde llegó a acomodarse también en su cuarto.

Cuando llegó a la habitación yo estaba despierto pero decidí hacerme el dormido, mi tio es muy joven tal vez me lleva dos o tres años no lo sé ni me interesa,

pero en pocos instantes se acostó junto a mí y se dispuso a dormir…… bueno por lo menos eso pensaba yo.

Al cabo de un rato noté que mi acompañante se movía constantemente, como si no pudiese conciliar el sueño,

al principio no le dí mucha importancia, solo hasta cuando una de sus manos se posó sobre una de mis piernas;

yo estaba de espaldas recostado de medio lado y al sentir esa mano caliente supuse que algo ocurriría aquella noche.

Perdi mi virginidad con mi tio

Mi respiración se aceleró pero traté de no permitir que lo notara, luego en otro de sus supuestos movimientos elevó un poco más la mano dejándola sobre el muslo.

En este punto ya tenía mi verga totalmente parada y mi ritmo cardiáco estaba a mil.

Pasó un rato donde no hubo movimiento alguno,

así que me moví un poco como acomodándome sin dejar de darle la espalda y en movimiento aprobatorio o por lo menos eso era lo que yo quería,

al instante y habiendo captado el mensaje se volvió a mover y como quien no quiere la cosa su mano ya estaba sobre mi cadera,

más exactamente sobre los boxers con los que dormía.

Perdi mi virginidad con mi tio

Volvió a quedarse inmóvil por unos momentos, así que repetí mi anterior estrategia de moverme solo un poco y respirar profundamente,

en un momento su mano entro bajo mi bóxer y empezó a bajarlo muy lentamente,

empezó de la cadera hasta donde pudo y luego corrió la mano hacia el frente y sin tocar mi pene lo bajó hasta donde mis piernas recogidas se lo permitieron….

Yo estaba en pocisión fetal dándole la espalda y cuando me dí cuenta ya tenía los calzoncillos hasta las rodillas y mi culo expuesto a cualquier ataque,

sin embargo su mano se deslizó sobre mi cadera y se encontró con mi verga durísima con lo que comprobó finalmente que yo estaba conciente de todo lo que estaba pasando,

me empezó a masturbar como un profesional, mejor que como yo me la corria,

pero debido a mi pocisión más de la mitad de mi verga y mis bolas estaban escondidas en medio de las piernas,

así que sin mucho preámbulo me volteé y quedé boca arriba sacando toda mi verga y mis bolas a merced de esta mano prodigiosa que me masturbaba magníficamente.

Perdi mi virginidad con mi tio

Mi mano presuroza fué al encuentro se su miembro el cual tenía rígido y duro, su tamaño me sorprendió era más grande que la mía lo que me produjo gran exitación,

nos masturbabamos mutuamente sin decir ni una palabra entregados al placer que nos otorgábamos,

totalmente a obscuras, y sin hacer mucho ruido pues en los demás cuartos dormía la familia.

En pocos minutos estábamos totalmente desnudos, y en un momento mi acompañante se deslizó hacia abajo tomando mi verga en sus manos y metiéndosela a la boca.

Mi novia me lo había mamado en muchas ocaciones y yo pensaba que era inigualable…..

pero este tío sí que sabía lo que hacía, se la metía toooooda casi hasta las bolas,

y lo mamaba frenetica y salvajemente era increíble,

la verdad lo estaba disfrutando a montón, depronto en un rápido pero calculado movimiento subío las piernas y se giró posandose sobre mi y quedando en 69,

por lo cual me dejó su verga junto a mi cara que clamaba que la metiera en mi boca.

Jamás yo había mamado un pene, es más,

jamas había tenido una experiencia gay pero ante tanto placer recibido institivamente y sin pensarlo mucho me la meti en la boca y comenzé a chuparla,

el desenfreno fué total, nos las mamabamos duro, con furia y fuerza, nada de besitos ni lengua,

le apretaba duro con las manos y trataba de metérmela toda pero no lo lograba, era un éxtasis total.

A poco tiempo sentí que yo me venía, era imparable me vendría con todo,

él lo sintió pero no hizo nada,

al contrario siguió chupándomela con más fuerza y lujuria y me vine en tremendos chorros de semen que se tragó sin dejar una sola gota,

esto lo exitó mas y sentí que su glande se expandía en contracciónes y como buen alumno recibí todo su orgasmo en mi boca,

me lo tragué todo, no tuve tiempo ni de pensarlo,

disparó sin compasión ni preludios me tragué todo el semen que me inyactaba y para mí no era del todo desconocido ya que alguna vez me trague mi propio semen en la ducha en una masturbada juvenil.

Quedamos exaustos sobre la cama, boca arriba y cada uno a la altura de la verga del otro,

nos quedamos así por un buen rato y cuando el sueño me estaba dominando sentí como su boca se estaba chupando nuevamente mi verga flácida después de tremenda corrida,

en instantes estaba parada y dura nuevamente y pensé….. aca vamos nuevamente.

Perdi mi virginidad con mi tio

Mi sorpresa fué mayor cuando su lengua bajó por debajo de mis testículos y llegó a mi culo,

me estremecí cuando me trapeaba furiosamente el ano tratando de penetrarlo con su lengua su otra mano hábilmente no soltaba mi pene y lo masturbaba freneticamente,

esto casi me enloquece estaba en éxtasis al borde de venirme nuevamente pero cuando empezé a agitarme suspendió totalmente y me forzó a ponerme en cuatro,

de perrito.

Ya se había cruzado por mi mente alguna vez y una que otra fantasía sexual imaginaba como sería ser penetrado,

pues en esta ocasión se iba a hacer realidad.

Habilmente me ubicó en pocision y me puso la punta de su verga en mi culo,

empezó a empujar pero no entraba,

yo no estaba del todo relajado y aunque si estaba muy exitado me resistía un poco a ser violado por esa tremenda verga que trataba de abrirse paso hacia dentro de mi culo virgen hasta esa noche,

los empujones se hicieron cada vez mas fuerte y salvajes pero el terreno ganado era poco, no entraba, mi culo se resistía,

a pesar de que lo relajé totalmente,

luego de intentarlo por varios minutos desistió se levantó y se dirigió a una mesita de donde saco una especie de aceite para bebés,

lo regó sobre su verga y con los dedos me puso un poco en la puerta del ano.

La historia fué diferente al sentir el aceite me exité aún más y luego sentí como su glande entraba lenta pero firmemente dentro de mí,

era delicioso, nunca imaginé sentir tanto placer mezclado con dolor que desapareció luego de unos empujones y sacadas lentas,

pero luego los embates fueron más agresivos, la metía y la sacaba sin compasión alguna,

me daba duro y con fuerza sus bolas se estrellaban en mis nalgas y me la metía entera luego la sacaba totalmente y volvía a meterla de un solo empujón,

en pocos minutos sentí como su semen inundaba mi culo, se derramó copiosamente dentro de mí,

y dejó escapar un quejido de placer. Al perder su erección lo sacó y se recostó agotado y como queriendo dejar la cosa ahí,

obviamente yo estaba con mi verga a punto de estallar y no quería quedarme con las ganas de sentir que era penetrar un culo masculino,

como lo había aprendido minutos antes y sin permitir que se resistiera lo forzé a ponerse en cuatro y sin darle lengua cosa que en el momento me repugnaba me llené de aceite la verga y me dispuse a metérsela y a desquitarme del ardor que me acosaba en el culo en ese momento,

la sensasion del aceite era agradable pero el calor del ano me enloquecía,

pese a no tener una verga tan grande como la de mi violador, la mía tampoco es nada despreciable,

pues casi 8 pulgadas empezaron a penetrar ese culo caliente y cerrado que se negaba a permitir mi entrada,

sin nada de suavidades ni contemplaciones le dí un empujon tan fuerte que sentí dolor,

pero nada comparado con el que debío sentir alquel tio que minutos antes me tenía enculado,

se lo metí todo hasta que las bolas llegaban a la entrada de su ano,

mi venganza fué dulce le dí durísimo,

lo metía y lo sacaba con furia, inexplicablemente no me corría…

Lo disfrutaba mucho pero mi segundo orgasmo se estaba demorando,

agotado y sudando copiosamente castigaba ese culo sin compasíon y con violencia,

en un momento en que lo saqué rápidamente se volteó quedando boca arriba, levantó las piernas mostrandome ese culo abierto y dilatado el cual penetré nuevamente dándole tremendos empujones,

en esta posición sentí que entraba mas mi verga y a veces permanecía con ella adentro empujando tratando de ganar hasta el último milímetro de ano a mi dispocisión,

mientras tanto su verga se había puesto dura por tercera vez lo que me exito aún más, se la masturbaba mientras lo penetraba,

en un instante se vino por tercera vez llenandose el estómago de su propio semen, al ver esto me exité más y me corrí durísimo,

sentí que mi semen salía a borbotones y los espasmos eran muy fuertes,

me dolía pero era el dolor mas delicioso que había sentido en mi vida.

No lo saqué lo dejé un buen rato dentro del culo, y sentía como se contraía el esfinter de manera voluntaria ordeñandome hasta la última gota de semen.

Quedamos rendidos, por mi mente pasaban muchas cosas……

nos habrán oido ?, Que he hecho ?, y ahora qué ? y bajo estas incógnitas y muchas más quedé profundamente dormido.

Te puede gustar: La primera vez fue con mi primo


Dejar una Respuesta


INGRESA EN TU CUENTA CREAR UNA CUENTA NUEVA

Your privacy is important to us and we will never rent or sell your information.

 
×

 
×
¿HAS OLVIDADO TUS DATOS?
×

Subir